Angostura o Amargo de Angostura, es un ingrediente ineludible en la elaboración de muchos cócteles, se emplea como bitter ya que su misión es aromatizar y proporcionar un punto de amargor característico.

La historia de este preparado se remonta a la Venezuela de comienzos del siglo XIX, cuando una epidemia de cólera azotaba la población de Angostura, llamada así por ser la zona más estrecha del río Orinoco a su paso por Venezuela.

El amargo de Angostura se concibió entonces como un medicamento para aliviar a los enfermos, fue creado por el Dr. Siegert, y estaba compuesto por más de 25 ingredientes locales, entre los que había frutas, raíces, semillas, corteza, etc..

El tiempo pasó y el doctor se casó, en la segunda mitad de siglo se mudó a Trinidad y Tobago, donde trasladó también la planta de fabricación de Amargo de Angostura, el nombre quedó como vínculo a sus orígenes y pasó a ser también una reminiscencia del pasado, ya que la ciudad había sido rebautizada como Ciudad Bolivar en 1846.

Aparte de su sabor, su envase y etiquetado son una de sus marcas distintivas. Cualquier que lo vea por primera vez piensa que se está equivocando, que aquello debe ser alguna salsa extraña de origen asiático ya que tiene una aparatosa etiqueta en cuatro idiomas y con letras pequeñas… hasta que uno se pone a leer y se da cuenta que era eso lo que andaba buscando.

Si bien hoy en día se emplea en el mundo de la cocina, resulta mucho más frecuente su uso en el mundo de la coctelería para dar ese puntito amargo, ese “toque de locura”, que diferencia a muchos cocteles. Algunos de los cocteles más populares que incluyen amargo de Angostura son: el Manhattan, el Pisco sour, Rob roy, Planteur, Tuxedo o el Gin Sling por poner algunos ejemplos.