El de hoy se trata de un coctel sin alcohol muy refrescante, lo que podríamos llamar un agua fresca de sandía, y es perfecto para combatir esos días calurosos de verano.

  • 3 ½ kilos de sandía, sin pepitas ni cáscara
  • ¾ de litro de agua fría
  • 7 cl de zumo de lima
  • 60 gr. de azúcar
  • 1 ½ cucharada de zumo de jengibre fresco
  • Hielo
  • Limas cortadas en cuña

Para hacer el zumo de jengibre tienes que pelar el jengibre fresco y rallarlo, para luego estrujarlo en una estopilla y así sacarle el jugo.

A continuación, si no te cabe todo en el vaso de tu batidora, no tienes más que ir batiendo la sandía y el agua fría poco a poco hasta obtener una bebida cremosa, ni tan densa como el puré ni totalmente líquida.

Por último no tienes más que añadir el zumo de lima, el azúcar, y el zumo de genjibre y remover. Pruebalo y si ves que le falta azúcar le añades hasta que quede a tu gusto.

Obviamente se debe servir bien frío, así que deja el agua fresca de sandía como un par de horas en la nevera y sorprende a tus invitados con esta colorida y refrescante bebida. Por cierto, a la hora de servir emplea basos altos, coloca unos hielos, vierte la bebida y decora con los gajos de lima.