gin tonic

Como no se hace un gin tonic

No hace tanto tiempo el gin tonic era considerado un copazo para la sobremesa. Sin embargo por cosas de las modas ha pasado a ser un cóctel que sombra al dry martini. La verdad es que me gusta, pero nunca entenderé ese interés por complicar las cosas.

Su nombre ya lo dice todo, ginebra y tónica, por tanto ¿a qué vienen todos esos ingredientes inesperados?. Puedo entender que una determinada marca quiera dar su toque, pero de ahí a que eso sea extensivo a otras y los gin tonic en general pues como que no.

En fin, hoy vamos a ver cómo no se hace un gin tonic. Una cosa es que sea un coctel sencillo, y otra que se pueda preparar de cualquier manera. En primer lugar hablaremos del vaso, luego de los ingredientes y por último de la manera de servir el G&T.

Vaso para preparar un Gin Tonic

No utilizar vaso de tubo, ya que se trata de un vaso pensado para degustar otro tipo de bebidas. Aquí podemos disfrutar de aromas, por tanto escojamos una copa que nos permita meter las narices. Lo ideal para el gin tonic es optar por una copa de balón o vaso ancho.

Enfriar la copa, una copa caliente no aporta nada, lo único que consigue es calentar la bebida y esto es lo que menos interesa. Puedes tenerlas en la nevera, en el congelador o bien enfriarla con los hielos. En este último caso lo que debes hacer es girarlos dentro de la copa, y cuando ésta esté fría, retira el agua que pueda haber.

Ingredientes para el Gin Tonic

En lo que se refiere a ingredientes, será importante prestar atención a la calidad y a la cantidad.

Utiliza hielos grandes, un gin tonic requiere hielos gordos para enfriar. Nada de hielos pequeños o que se derritan con facilidad porque van a aguar el G&T.

Evita los hielos que aportan “aromas”, es decir, los típicos que hacemos en el congelador de casa donde tenemos carne, pescado, marisco y otros alimentos olorosos. Evitar también el hielo hecho con agua del grifo, opta siempre por hielo comprado en bolsa o hecho con agua de botella.

No abusar de la ginebra, muchos camareros pensarán que te hacen un favor al servir un gintonic fifty fifty. Realmente es un regalo envenenado, un exceso de ginebra lo único que consigue es embotar nuestros sentidos. Piensa que la proporción adecuada sería 1 parte de ginebra por 4 o 5 de tónica.

Evita el zumo de limón, del limón nos interesa sus aceites esenciales, los cuales se encuentran en la cáscara. Los vamos a extraer retorciendo la piel con unas pinzas, no con los dedos. El usar zumo de limón sólo sirve para hacer tu gin tonic más ácido, para destruir los aromas de la ginebra (da igual que te haya costado treinta euros la botella), y acabar con las burbujas de la tónica. Para estupor de muchos, las recetas que proponen algunas marcas en sus páginas web si incluyen zumo de lima o limón, tú decides.

Evita ingredientes extra, ya lo comentaba al comienzo, a menos que estés muy seguro. Añadir pepino, frutas, especias y demás ingredientes son ideas que ligan con algunas marcas. Han probado que combina bien con su ginebra, pero esto jamas es extensible a todas las marcas.

Al servir el gin tonic

No agites la tónica, con esto lo único que se consigue es romper la burbuja y acabar con el gas carbónico. Puede que esté de moda, pero es una moda absurda.

Tirar la tónica de cualquier manera, lo suyo es usar una cuchara trenzada o una cuchara cualquiera para evitar que se rompan las burbujas. La vamos incorporando poco a poco para luego dejar reposar, ya que tampoco es recomendable que te pongas a remover.

Bueno, pues ya sabes cómo no se hace un gin tonic, o los detalles que debemos evitar si queremos preparar uno en condiciones.

Más contenido relacionado: coctel cranberry y ginebra lima, combinado ginebra curaÇao martini extra dry, mojito pepino ginebra, ginebras con pepino, tonica stirring, cortar pepino para ginebra, bebidas con ginebra tom collins, gin tonic con zumo arandanos, coctel, ginebra, cocteles con ginebra y petalos de rosa